Archivo de la etiqueta: KotOR

Análisis de KotOR I y II – Knights of the Old Republic

Cuatro mil años antes del alzamiento del Imperio Galáctico, la República se encuentra al borde del colapso. Darth Malak, el último superviviente y aprendiz del Señor Oscuro Revan, ha desatado un ejército Sith invencible contra una desprevenida galaxia.

Aplastando toda resistencia, la guerra de conquista de Malak ha desperdigado y debilitado a la Orden Jedi mientras numerosos Caballeros Jedi caen en combate, y muchos más juran lealtad al nuevo Maestro Sith.

En los cielos sobre el mundo del Borde Exterior de Taris, una flota de combate Jedi ha entrado en combate con las fuerzas de Darth Malak en un desesperado esfuerzo para detener el dominio galáctico de los Sith….


Así empieza el mítico crawl de la saga de La Guerra de las Galaxias, al más puro estilo frickard, correspondiente al videojuego Knights of the Old Republic, un éxito del género RPG (roleplay game) de ciencia ficción desarrollado por BioWare Corp., empresa que ha creado otros éxitos de similar factura, como el caso de la saga Mass Effect que ya hemos comentado, la emblemática Baldur’s Gate o la fantástica Dragon Age.

LucasArts confía de esta manera en una entrega que abandona el mata-mata, las plataformas y el mundo Lego de la saga para crear un juego de rol con breves atisbos de aventura gráfica situado cuatro mil años antes de los eventos que todos conocemos. El planteamiento de arqueología en este universo es bastante interesante, aunque podría estar perfectamente ambientado dos días antes o después, ya que a nivel tecnológico o cultural poco cambia, lo único diferente es que en este caso los Sith son un montón y tienen la sartén por el mango.

El jugador toma el papel de un desconocido que intentará rescatar a una aprendiz Jedi que será la clave para vencer al villano y restaurar el orden en la Galaxia para después lanzarse en una búsqueda al más puro estilo Indiana Jones a por reliquias alienígenas que les guiarán a los más oscuros secretos de la historia de la galaxia, atravesando giros . Pero como todo buen juego, deja abierto al usuario como realizar estas acciones; lo que en el universo que nos toca se corresponde al sendero luminoso o el camino del Lado Oscuro de la Fuerza, es decir que se podrá ser un buenazo, un sucio cabrón o picar aquí y allá. El jugador elegirá el género y clase de personaje (soldado, explorador o canalla) para luego cuando descubra sus poderes elegir qué tipo de especialidad en la Fuerza desempeñará (combate, poderes, o algo entre medio). Dependiendo del alineamiento del jugador, tendrá acceso a unos poderes u otros con mayor facilidad.

Pero uno de los mayores atractivos del juego es la abigarrada pandilla que acompañará al jugador para conseguir sus objetivos, pandilla a la que puede lanzar a la muerte si lo desea: un soldado de la República, una fanática aprendiz Jedi, la clásico pareja de wookie y gamberro, el pequeño robotín, un senil ex Jedi, una padawan con cierta tendencia a la ira, un cazarrecompensas mandaloriano y un androide de protocolo psicópata serán el equipo que podemos reunir, cada uno con habilidades, misiones e historias personales.

El juego tiene una duración muy respetable, pudiendo pasar el jugador entre 30-70 horas de alienación en KotOR, pudiendo visitar hasta siete planetas sin contar cruceros, naves y estaciones espaciales, donde aparte de la historia principal, surgirán muchas más misiones relacionadas con sus mundos, creando un universo muy consistente.

El motor del juego se basa en la clásica tirada de dados del sistema d20 del mundo rolero, que se ejecuta en segundo plano para la realización de jugadas según las habilidades que desarrolle el personaje (y hay un montón disponibles). Siempre se podrá consultar los resultados de dichas tiradas, pero en principio todo transcurre invisible para el jugador de modo que la experiencia sea lo más cinemática posible, lo mismo que ocurre con los combates, los cuales son bastante entretenidos ya que no caen en el tedio de turnos que en mi opinión era insufrible en otros RPG como la saga de Final Fantasy.

El nivel gráfico es muy bueno, teniendo en cuenta cuando fue creado: 2003, con lo que encontraremos todavía expresiones faciales hieráticas, menor fluidez de movimientos y diseños algo desfasados comparado con la actualidad, pero que siguen cumpliendo muy bien su cometido, que es sumergirte en su mundo.

El juego fue todo un éxito y, tras el enorme carisma que adquirió el protagonista del juego, LucasArts decidió realizar una secuelas, la cual se titularía The Sith Lords, que empezó su desarrollo cuando el primer juego apenas aterrizaba en la X-Box. En lugar de contratar a BioWare, en esta ocasión se ocuparía del desarrollo Obsidian Entertainment, quienes usaron el motor del juego empleado por BioWare como plantilla y lo mejoraron.

Situada pocos años después del primer juego, cambiamos de jugador para tomar las riendas de un Jedi que había sido condenado al exilio y desprovisto de sus poderes por los Jedi, y que tras muchos años vuelve a la República para descubrir que está incluso peor que en el primer juego, y que basta el vuelo de una mosca para que desaparezca. La Orden Jedi ya no existe, casi todos han sido cazados y es tarea del jugador reunir el equipo de turno para encontrarlos y poner a los Sith en el lugar que merecen. Repetiremos a tres personajes del primer juego, y el resto tendrán su atractivo también, que dependerá del alineamiento y el género del protagonista. Un asesino de Jedi fracasado, un androide mafioso, un historiador almidonado, una Sith ciega, y sobre todo, el personaje que mayor peso dejará en la entrega, una siniestra anciana que nunca dejará claro si es Jedi, Sith, si ha sido ambos, ninguno, etc, pero guiará al personaje y lo instruirá hasta recuperar su potencial en la Fuerza.

The Sith Lords tiene un punto de base mucho más maduro, oscuro e interesante que la primera entrega, y lo único que se le podría criticar es su linealidad, ya que en varias ocasiones nos encontraremos que no somos dueños de las decisiones del guión del juego, mientras que en el primero siempre decidíamos a donde podíamos ir.
Por lo visto, poner en duda los valores y principios del Lado Luminoso y del Lado Oscuro no fue plato de buen gusto para Lucas, quien pretendía reservarse este factor para La venganza de los Sith. Aún así, este atractivo del juego está ahí, dando lógica y razones, y descubriendo que los Sith no son los matones malvados y carne de cañón que hasta ahora parecían, y ni los Jedi eran los santurrones monjes que aparentaban.
También se pone en cuestión el potencial peligro de la Fuerza, no solo como su uso, sino su existencia en sí. Dejaré que el lector descubra dichos motivos jugando al juego.

Pero lo que hizo de The Sith Lords ser un juego inferior fue el ansía a la que sucumbió LucasArts. Sin querer perderse la campaña navideña de 2004, LucasArts obligó a Obsidian a terminar el juego antes de tiempo, con lo que se tuvo que eliminar una enorme cantidad de contenido, saliendo al mercado una obra mutilada: horas de misiones, historias y diálogoso, así como un planeta entero y una localización importantísima fueron suprimidos, digamos un 20% de contenidos.

Gracias a la Fuerza, el éxito de estos juegos, y la sencillez de su motor ha dejado en manos de aficionados poder modificar y crear nuevos contenidos, en forma de expansiones, reconversiones, y otro tipo de creaciones por las que se cuentan maravillas, aberraciones, chistes o abominables cafrerías. Gracias a este fenómeno del modding, un equipo esforzado consiguió recuperar y restaurar los contenidos perdidos y facilitar al público la experiencia completa, con el cómodo nombre de The Sith Lords Restoration Content Mod (TSLRCM).

Lamentablemente, la historia de Knights of the Old Republic debía convertirse en trilogía, una saga que no veremos cerrarse, sospecho porque a Lucas no le ha hecho mucha gracia la historia que en ella se cuenta. Es decir, que no existe ni hay proyecto de crear KotOR 3. Y viendo a qué público se está dirigiendo con su última creación (la serie animada de Las Guerras Clon), no me extrañaría que las sospechas fueran ciertas. Es una lástima, ya que la nueva entrega de rol de LucasArts, con el curioso nombre The Old Republic, un juego multijugador que solo se podrá jugar online previo pago de cuotas, se sitúa unos pocos cientos de años después de los dos juegos previos, dejando así abandonada la línea e historia trabajadas.

UPDATE: puede leerse ya el breve análisis y un apartado especial para The Old Republic pinchando AQUÍ.

Resumiendo, ambos juegos son una experiencia que nadie a quien el mundo de La Guerra de las Galaxias (y en especial la clásica trilogía), el rol y la ciencia ficción les resulte atrayentes debería perderse. La combinación de jugabilidad, historia, música y emoción los convierte en clásicos desde su comercialización.

Plataformas: PC y X-Box

Enlaces de interés:

Web oficial del proyecto de restauración de The Sith Lords (TSLRCM)

Is there something you need killed, master?
HK-47

-Juansaman