BOSS. Tragedia griega en Chicago.

Hora de hacer una breve crítica.

BOSS. Tragedia griega en Chicago.

Un duro y despiadado viaje alrededor de la figura del alcalde de Chicago, Tom Kane, soberbiamente interpretado por Kelsey Grammer, quien demuestra ser un actor como la copa de un pino, y el mundo político y familiar que le rodea, una pléyade de asistentes, rivales y traidores (a destacar la interpretación de Connie Nielsen y Kathleen Robertson, la esposa y la asistente de Kane).
Una historia de la perversión de la democracia y de la auto preservación. Una serie original que huele a HBO (The Wire, Boardwalk Empire, incluso a los Soprano), de gran dirección, y a la que su desarrollo pausado no evita que merezca la pena seguir el rastro en su segunda temporada.